2009/01/25

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina


Stieg Larsson no deja de sorprender. En esta segunda parte, la extrovertida Lisbeth Salander se toma un año de vacaciones en el Caribe con el fin de alejarse del Don Perfecto Blomkvist, pero, tras un triple asesinato cometido en Enskede y Ondenplan sus vidas vuelven a cruzarse. A medida que avanza la acción, Lisbeth se convertirá en la principal sospechosa de los crímenes, lo que nos dará la posibilidad de hurgar en su vida íntima, donde nos encontraremos con "Zala","Todo lo malo" o"Nils Bjurman", que adquieren gran protagonismo a lo largo de esta segunda parte.

El enigma no se resuelve hasta el final y Lisbeth...INCREÍBLE!
Ingri (1ºBAC A)
Si queréis saber más sobre Millennium y su autor podéis consultar estos enlaces:

1 comentario:

Susana dixo...

Eu todavía non rematei esta segunda parte, pero creo que as miñas olleiras dan creto do que pode enganchar o libro. Aquí Larsson explota ao seu personaxe -estrela, a controvertida Lisbeht Salander. Pero a min, á parte lograda ténica narrativa do autor, chámame moito a atención o retrato que fai da sociedade sueca de principios do século XXI. Non sabemos ben se ese retrato é ficción ou realidade, pero da a sensación de que hai bastante do segundo. Esa imaxe de Suecia com exemplo do estado do "ben estar" e modelo de asistencia social cae polo chan. E xa non digamos nada dos esteretipos masculinos, exemplo de machismo ancestral. Non era esa a idea que tiñamos dos modernos e civilizados suecos!!